viernes, 26 de mayo de 2017

Jean Allouch. "No hay relación heterosexual" (EPELE, 2017)

Si bien Freud había planteado los preliminares, Jacques  Lacan  fue  el  único  en  enunciar  su “No  hay  relación sexual”. Sin embargo, sólo pudo autorizarse a ello distinguiendo un registro inédito de lo sexual, diferente de lo que los analistas (incluido él mismo) habían explorado hasta entonces: complejos, estadios, pulsiones, fantasías, falo, objetos parciales, a minúscula, plus-de-gozar, etc.
Ahí donde falta la relación sexual, los partenaires son como personajes de teatro de otro inexistente: mujer, virgen, histérica, hombre, vir, virgo, dama, tipo, tipa, a los  cuales se añadirá, con Michel Foucault, el amo antiguo, las mujeres, el muchacho y la esposa.Al hacerlo presente por la mediación de ellos, es siempre del Otro tomado  como cuerpo de lo que se trata, del Otrosexo. Percatarse  de  que  con  él  no  hay  relación  sexual  que pueda escribirse atañe a una experiencia traumatizante. Sin embargo, es ahí donde, según Lacan, cada cual tiene cita con su libertad.

miércoles, 24 de mayo de 2017

MARIANO DAQUINO (comp). "La diferencia sexual". Género y psicoanálisis (Letra Viva-Voces del Foro, 2016)


Para Freud el psicoanálisis era un método de interpretación de la cultura, pero ¿una interpretación no entra en conflicto necesariamente con otras? En el paisaje contemporáneo de la llamada “cuestión de género”, por momentos el psicoanálisis pareciera encerrado en su propia perspectiva, y los estudios de género ¿no discuten a veces con un psicoanálisis de “sentido común” (trivialmente falocentrista)? ¿Se ha pasado del obstáculo a la comodidad epistemológica? Pareciera que los analistas buscan asegurarse en sus categorías (con una clínica restringida) y que  los investigadores de género ya saben de antemano qué esperan confirmar al reducir la práctica del psicoanálisis a un conjunto de postulados teóricos (de los “cultural studies”). ¿Como transformar un diálogo imposible en una conversación infinita? Esta compilación implica considerar el género menos como un tema (de especialidad) que como la textura misma de la pregunta analítica: cuestionar el binarismo sexual. 


lunes, 22 de mayo de 2017

Luciano Lutereau. "La experiencia analítica". De la técnica a la ética (Letra Viva, 2017)




Así como el mundo contemporáneo destituye la experiencia, también en nuestros días peligra el psicoanálisis. A riesgo de precipitarse en una teoría cada vez más abstracta, que fascina por su relación con las matemáticas, la topología y otras disciplinas formales, puede perder su contenido. La experiencia resiste al concepto; esta resistencia es lo que llamamos “clínica”, para demostrar que se puede saber mucho de psicoanálisis, pero el pensamiento del clínico empieza donde se revela el fracaso de lo esperado o predecible, ese punto en que el sujeto no queda subsumido en una estructura, ahí donde la forma cede ante el acto.

De este modo, el psicoanálisis no puede tener más técnica que su ética. Esto no quiere decir que no exista técnica alguna, sino todo lo contrario: ésta consiste en delimitar aquellas coordenadas que, en la perspectiva de un tratamiento, requieren decisiones que sólo pueden ser singulares para cada analista. Cada uno verá cómo se las arregla con esas preguntas, y luego se encontrará en situación de tener que dar razones de eso que hizo cuando estuvo en una posición que también lo excedió. Esa excedencia que es un resto, es también la experiencia que hace que el analista sea, al menos, dos.

El psicoanálisis instituye la experiencia (tiempo, castración, sujeto), o no es psicoanálisis.

lunes, 15 de mayo de 2017

ROBERTO ESPÓSITO. "Personas, cosas, cuerpos" (Ed. Trotta, Madrid, 2017)



La división entre personas y cosas es el postulado que parece haber organizado desde tiempos inmemoriales la experiencia humana. Ningún otro principio está tan enraizado en la percepción y en la conciencia moral como la convicción de que los seres humanos no somos cosas, porque las cosas, según una dicotomía insalvable, son lo opuesto a las personas. Sin embargo, la reconstrucción genealógica, al destapar el «dispositivo de la persona», permite seguir las consecuencias divisivas que han conformado el horizonte moderno según un doble proceso de despersonalización (o cosificación) de las personas y de desreificación (o anonadación) de las cosas.
Este nudo entre personas y cosas, determinante para la confluencia del derecho romano, la filosofía griega y la concepción cristiana, solo puede ser desenredado, según Roberto Esposito, desde la perspectiva del cuerpo, tercero excluido de la dicotomía entre cosas y personas. Lo que los estudios antropológicos revelan sobre el cuerpo como lugar de interacción entre personas y cosas en las sociedades primitivas, resurge de forma singular en la experiencia contemporánea con objetos biotecnológicos que incorporan una vida subjetiva. Pero en el régimen biopolítico actual, es sobre todo el cuerpo político el que, desvinculado de las dicotomías del orden político moderno, adquiere un inusitado protagonismo que exige una renovación radical de los vocabularios de la política, el derecho y la filosofía.
En la conversación preparada para esta edición, «Entre el derecho romano y la sociedad del espectáculo», el autor comenta algunos de los temas implícitos en su libro, como el vínculo entre derecho y violencia, la cuestión de «lo animal» o el problema de la representación política.

Prólogo de Antonio Valdecantos
Traducción de Albert Jiménez

jueves, 11 de mayo de 2017

martes, 9 de mayo de 2017

Françoise Gorog. "La clínica entre perversión y psicosis" (Manantial, 2017)




En este libro Françoise Gorog realiza, a partir de su larga y destacada tarea, a la vez como psicoanalista formada por Lacan y como jefa de Servicio en el Hospital Sainte-Anne, un original recorrido en el campo de las psicosis.
Analiza la clínica desde una perspectiva que tiene como eje las variaciones de lo femenino en las psicosis, más allá obviamente del sexo biológico del sujeto. De la erotomanía al empuje a La mujer, pasando por la melancolía y una necesaria revisión del masoquismo perverso y femenino, la autora articula los problemas de la sexuación con la clínica de las psicosis.
Como lo señala con claridad: “He intentado mostrar hasta qué punto el psicoanálisis, que permite sostener la elaboración del sujeto psicótico hacia una ‘solución elegante’ y a veces hacia una suplencia como la escritura, vale más que la adhesión a tal o cual grupo centrado en una comunidad de goce, más que la simple reducción del delirio por obra y gracia de la farmacología. El psicoanálisis no es una psicopatología como cualquier otra. La aportación de Lacan al psicoanálisis fue proponer apartarse de la psicopatología tal como la había concebido Jaspers. ¡Decirle no, entonces, a la comprensión!”

Françoise Gorog es psiquiatra y psicoanalista, doctora en psicopatología y psicoanálisis de la Universidad de París-VII-Diderot, Jefa de servicio en el hospital psiquiátrico Sainte-Anne de París. Fundadora en 2011 del Institut Hospitalier de Psychanalyse de Sainte-Anne, actualmente es directora de estudios del mismo. Participó en numerosas obras colectivas y escribió artículos para diversas revistas de su especialidad.

lunes, 8 de mayo de 2017

Michel Foucault. "Discurso y verdad". Conferencias sobre el coraje de decirlo todo (Siglo XXI, 2017)


Durante años hemos leído, como si fueran la transcripción fiel de su palabra, las conocidas conferencias pronunciadas por Michel Foucault en 1983 en la Universidad de California en Berkeley. Pero se trataba sólo de piezas parciales, de resúmenes. La presente edición incluye, por primera vez en versión completa, esa serie de conferencias, que constituyen en realidad un seminario sobre el concepto de parresia, término griego que significa “decirlo todo”, y sus relaciones con la verdad y el coraje. A este corpus se suma una extensa conferencia pronunciada en Grenoble en 1982, inédita en español.

¿Cuál es el sentido, exactamente, de “decirlo todo”? ¿Equivale a hablar de cualquier cosa, sin moderación y sin freno, sin hacer una selección? Interrogando textos de la Antigüedad griega y latina, Foucault traza los usos y los contextos históricos de una práctica discursiva que se apoya en el derecho y la libertad de expresar una verdad, aun a riesgo de generar ira, rechazo o represalias. Así, dentro de un programa de historia del pensamiento –ya madurado en sus estudios sobre sexualidad, locura y castigo–, señala el peso ético y político de la parresia, en la medida en que está en las antípodas de la adulación o la demagogia y pone en juego la valentía de quien, para bien de su comunidad, se atreve a enunciar públicamente verdades que pueden resultar desagradables. También, con gran claridad expositiva, resalta la valentía del sujeto que puede aceptar una palabra exterior franca y sin concesiones sobre su propia conducta.

Eslabón decisivo para entender en toda su dimensión el aporte conceptual del “último Foucault”, un Foucault preocupado por el cuidado y el gobierno de sí y de los otros, estas conferencias muestran hasta qué punto el “hablar verdadero” significaba para él resituar la filosofía como crítica, coraje del pensamiento y poder de transformación de uno mismo, de los otros y del mundo.

viernes, 5 de mayo de 2017

Thamy Ayouch. "Géneros, cuerpos, placeres". Perversiones psicoanalíticas con Michel Foucault (Letra Viva, 2017)



Es una distinción habitual, al menos entre psicoanalistas, sostener que el sexo está referido a lo anatómico, el género a las identificaciones y la sexuación al goce. Sin embargo, a la luz de las herramientas foucaultianas –tal como las utiliza Thamy Ayouch–, ¿puede creerse todavía en una “biología” del sexo? En este punto, el autor asesta un segundo golpe certero: el binarismo masculino/femenino, a partir de la incidencia castrado/no castrado, tal como se presenta en la percepción del niño, ¿no corre el riesgo de reintroducir en el corpus analítico una “teoría sexual infantil”?

Asimismo, ¿la noción de género sólo puede ser entrevista como una elección yoica? En última instancia, si se trata de subvertir el psicoanálisis a través de la noción de género, también este libro ofrece la vía que permite liberar la hipoteca de la identidad (y el mito de la “auto-percepción”) en el campo de lo sexual.

Porque si hay un motivo en que se apoyan estas páginas, es el de pensar el psicoanálisis más allá de toda ontología; dicho de otra manera, recuperar del método analítico la puesta en cuestión continua de cualquier esencialismo.

** 

Thamy Ayouch es psicoanalista, psicólogo clínico, Profesor titular (Maître de Conférence) en la Université de Lille 3, investigador en la Université Paris 7 y Professor Visitante Estrangeiro en la Universidade de São Paulo. Su investigación se centra en las interacciones del psicoanálisis con la antropología filosófica, la teoría política, y los Gender and Queer Studies.

jueves, 27 de abril de 2017

Araceli Fuentes. "El misterio del cuerpo hablante" (GEDISA, 2017)


¿Por qué se anudan la lengua y el cuerpo? Es un misterio. Nadie sabe realmente por qué el cuerpo humano es un cuerpo hablante. Las consecuencias que este hecho acarrea, en el plano del amor, del deseo y del goce, son el asunto que aborda este libro. En El misterio del cuerpo hablante nos introducimos en la enseñanza de Jacques Lacan sobre el cuerpo: el lugar que el cuerpo ocupa en la experiencia analítica y la relación del cuerpo con el Inconsciente. Y es que para Lacan el cuerpo nos habla, nos cuenta aquello que el Inconsciente no sabe expresar de otra manera. Si aprendemos a escucharle podremos intentar ayudarle. Este libro sigue las claves de Lacan para intentar entender qué nos cuenta nuestro cuerpo, un cuerpo vivo, con necesidades y que se expresa a su manera: dolor, pena, placer, enfermedad, etc.

jueves, 20 de abril de 2017

Roman Jakobson. "Lingüística y poética" (1960), capítulo VI de "Ensayos de lingüística general" (Seix Barral, Barcelona 1975)


El texto "Lingüística y poética" cierra el volumen de los "Ensayos de lingüística general" de Roman Jakobson. Célebre texto por la fuerte defensa que su autor realiza acerca de la pertinencia de la lingüística en la poética, presenta las seis funciones del lenguaje a partir de su modelo de la comunicación.

Podés descargar el texto, haciendo clic aquí

miércoles, 19 de abril de 2017

Roger Chartier. "La mano del autor y el espíritu del impresor". Siglos XVI-XVIII (Katz - Eudeba, 2017)

En la temprana modernidad europea, los primeros lectores de un libro no eran quienes lo compraban: era los escribas que copiaban el manuscrito del autor o del traductor, los censores que lo autorizaban, el editor que decidía poner ese título en su catálogo, los revisores que preparaban el texto para la imprenta, lo dividían en capítulos o secciones y le añadían la puntuación, los cajistas que componían las páginas, los lectores de pruebas que lo corregían. La mano del autor no podía ser separada del espíritu del impresor.
Este libro está dedicado al proceso de publicación de las obras que dan el marco a las representaciones que los lectores se hacen del pasado o del mundo. Relacionando historia cultural, crítica textual y estudios bibliográficos, y analizando obras canónicas como Don Quijote de Cervantes o las obras de Shakespeare o textos menos conocidos, Chartier identifica las discontinuidades fundamentales que transformaron la circulación de la palabra escrita entre la invención de la imprenta y la definición, tres siglos más tarde, de lo que llamamos "literatura".
Al tomar en consideración el cruce entre "la mano del autor y el espíritu del impresor" se pone en evidencia, dice Chartier, que "cada decisión adoptada en el taller tipográfico, hasta la más mecánica, implica el uso de la razón y el entendimiento", mientras que, "a la inversa, la creación literaria siempre se enfrenta a una primera materialidad, la de la página en blanco".